By Bollinger 2003

108,60

Tipo de vino – Blanco Espumoso
Añada – 2003
Graduación Alcohólica – 12%
Capacidad Botella – 0,75
Variedad de Uvas – Pinot Noir de Ay / Verzenay / Chardonnay de Cuis
Tiempo Crianza – En rima, en las cavas, hasta el momento preciso
Barrica – Roble francés (Vino base se elaboró con vinos de reserva fermentados en barrica)
Viticultura – Sostenible
Cata – Color: Amarillo dorado, con tonos cobrizos. Aromas: De gran intensidad, elegante, notas de fruta blanca y amarilla madura, cítricos, acompañados de tostados, flores, especias, con un ligero fondo mineral. Boca: Fresco, vivo, frutal, con gran personalidad y equilibrio, final largo lleno de matices.

11 disponibles

Descripción

Un Champagne exclusivo, especial, elaborado solo una vez. No fue un Grande Année de Bollinger, pero se produjo algo especial en esta añada, que era imposible de ignorar. No es superior, ni inferior a Grande Anné, es diferente, singular. Viene marcado por una añada de grandes nevadas y bajas temperaturas, y en verano, con un ola de calor en toda Europa. Se mezclaron Los Pinot Noir de Ay, Verzenay junto con Chardonnay de Cuis, 3 viñas con más historia, una de ahí el nombre de 2003 por Bollinger.

El Champagne, siempre ha estado relacionado con la celebración, y la alegría. Pero el champagne es mucho más que eso, es el resultado del esfuerzo de los viticultores contra una naturaleza. Es fruto de la imaginación del hombre, capaz de moldear las adversidades para crear un vino único, tan imitado como inimitable. De los 319 pueblos sólo 17 tienen la clasificación de Grand Cru. Unas 32.000 hectáreas hay más de 15.000 viticultores, de los que el 54% tienen menos de una hectárea. El viñedo de champagne cuenta con tres uvas principales: Pinot Noir: que ofrece vinos con estructura, potencia y se expresa generalmente sobre notas de frutos rojos. Pinot Meunier: aporta redondez y una fruta golosa. Chardonnay: Variedad de larga guarda, finura, elegancia, tensión y se expresa sobre cítricos y notas florales y minerales. La elaboración del champagne se caracteriza por una segunda fermentación que se produce en botella, esta ocurre tras la adición de un “licor de tiraje”, compuesto principalmente de azúcares y levaduras. Estas levaduras consumirán el azúcar y liberarán en el vino el alcohol, y gas carbónico. Como la botella es perfectamente impermeable, este gas queda prisionero y el vino se convierte en efervescente. Tras un envejecimiento en cava, las botellas serán removidas e inclinadas con el cuello hacia abajo, con el fin que los sedimentos se concentren en el cuello de la botella. Cuando esto ocurre, toca el degüelle, con el fin de expulsar este sedimento. Fase muy importante ya que se determina el tipo de champagne a comercializar. Hecho el degüelle, el chef de caves, interviene añadiendo el licor de expedición, que suele estar compuesto por vino y azúcar. Así que según la cantidad de azúcar por litro obtenemos un tipo de champagne u otro. Brut Nature, Extra Brut, Sec, Demi-Sec y Doux.

Los vinos franceses corresponden a uno de los más antiguos cultivos de la vid, su origen encuentra sus fuentes en la época del Imperio romano. Se les considera parte fundamental de Gastronomía de Francia, y algunas marcas han logrado un reconocimiento mundial. Francia es la segunda región donde más viñas hay en hectáreas, después de España. Cuenta con diferentes regiones de producción, cada una de ellas con características diferentes. La viticultura francesa, más que cualquier otra, ha permanecido fiel a este reconocimiento de los terrenos privilegiados, que se han valorizado por medio de una tecnología muy eficaz. Aunque hoy resulta evidente la competencia de otros países, la primacía de Francia en la producción de grandes vinos sigue siendo indiscutible.

0/5 (0 Reviews)
SUBIR